domingo, 5 de junio de 2011

MIEDO A LOS CUCHILLOS


El psicoanálisis logra demostrar que todo síntoma esconde una estructura deseante insoportable para el sujeto. Detrás de los síntomas del toc, siempre hallamos deseos que moralmente son difíciles de tolerar para el sujeto. Pero no solamente en el toc, también en la depresión, en la histeria, en la esquizofrenia, en las crisis de angustia y ansiedad, podemos hallar elementos inconscientes que proceden de la infancia y que la persona no se halla dispuesto a reconocer como suyos porque le da vergüenza.
Por ejemplo, en el toc, uno síntoma muy interesante de analizar es el miedo que la persona tiene a los cuchillos o a los objetos punzantes. Lo interesante de este síntoma es que le sucede cuando está cerca de determinadas personas ( el padre, la madre, hermanos.. ) y la explicación de este síntoma guarda relación con la existencia de deseo sexuales hacia alguna de las figuras familiares. Sadismo contra el padre o deseo incestuoso con la madre o alguno de los hermanos. El cuchillo, el punzón o el destornillador, representan el pene del sujeto que como no acepta tener semejantes deseos, desplaza su órgano sexual al objeto punzante. Y cuando tiene pensamientos de agredirse con un cuchillo puede ser un desplazamiento de una fantasía erótica con el padre. El cuchillo con el cual fantasea clavarse es el pene del padre pero disfrazado de objeto punzante. Otro síntoma es el de arrojarse por la ventana. Este síntoma lo estudió Freud hace mas de cien años y representa el deseo sexual de volver a nacer o ser parido o representa el deseo inconsciente en el hombre de dar un hijo a la madre. Y en el caso de la mujer, arrojarse-parir-salir por el agujero de la venta, supone la fantasía inconsciente de darle una hija al padre.

3 comentarios: